Biblioteca peregrina

Biblioteca Peregrina

La asociación ha pretendido siempre tener algo parecido a una biblioteca. Las bibliotecas, como sabéis, requieren de un espacio físico adecuado, una colección ordenada de libros, un catálogo y una organización. Hacer esto con nuestros medios es complicado. En la sede de las escuelas tenemos un espacio que en algún momento se abrió para ese fin, pero realmente no hubo apenas usuarios, solamente podía abrirse unos días en el verano y requería de un responsable al cargo del espacio y de los libros. Al final, como suele suceder, dejó de usarse y se cerró.

Por otra parte tenemos también una colección de libros, aunque no está catalogada; pero tienen el inconveniente de que son libros cedidos por instituciones cuyo interés por parte de los usuarios es limitado. Es decir, no son, salvo algunas excepciones, títulos publicados en los últimos años ni que susciten interés. La asociación tampoco puede permitirse la adquisición sistemática de libros y está sujeta a las donaciones, que muchas veces no responden a los intereses de los lectores.

La idea:

En este contexto, hemos pensado en una fórmula que nos parece más apropiada, aunque suene un poco peregrina. Se trata de tener una librería mínima en el bar: un pequeño armario con puertas de cristal y unos anaqueles donde poner los libros. A esa librería hemos decidido llamarla Biblioteca Peregrina.

Creemos que, haciendo visibles los libros y siendo estos de actualidad, daremos un servicio que pone al alcance de todos títulos actuales o de mayor interés, además de lo que supone de fomento de la lectura.

En qué consiste:

En esa librería están los libros prestados por los socios o no socios —porque es abierta a todo el mundo— durante un tiempo determinado, un año, por ejemplo, para permitir que otros lectores los tomen a su vez prestados y después de su lectura los devuelvan.

Los lectores, usuarios, disponen también de un pequeño catálogo con los libros que en cada momento están en circulación.

Es importante aclarar que no se trata de establecer el bar como sala de biblioteca o punto de lectura, no es esa la función del bar, sino únicamente como lugar donde se depositan los libros —en el armario librería— para el préstamo.

Biblioteca Peregrina

Qué ventajas tiene este sistema:

El acceso rápido a los libros. Como su ubicación es el bar, no está sujeta a que esté abierta la sede, además se ven los libros en los estantes.

Contar con libros de actualidad o de interés. Los socios que lo desean prestan aquellos libros que acaban de leer y que les han gustado o que ven que puedan tener interés para otros. ¡Ojo!, solo los prestan, no los donan. Es decir, al cabo de un tiempo los recuperan. De esta forma podremos disponer de los libros que el propietario no desea desprenderse definitivamente pero no tiene inconveniente en que otros los lean.

Descargar el catálogo de la Biblioteca Peregrina en PDF
Consultar el listado de libros de la Biblioteca Peregrina:
Autor Título
A.S. Byatt Posesión
Albert Espinosa Finales que merecen una historia
Alejandro Corral El desafío de Florencia
Alejandro López Andrada El viento derruido: la España rural se desvanece
Alice Sevlod Desde mi Cielo
Andrew Niccol El show de Truman
Anne Jacobs La villa de las telas
Antonio Machado Cancionero de amor y muerte
Antonio Machado Edición el Pais Antología de Antonio Machado
Arciprestre de Hita El Libro del Buen Amor
Armando Lucas Correa La hija olvidada
Arturo Pérez Reverte El asedio
Benito Pérez Galdós Trafalgar
Boris Izaguirre Tiempo de tormentas
Candace Bushnell Un verano en Nueva York: los diarios de Carrie II
Carlos Ruiz Zafón Marina
Carmen Ruiz Fleta Vida doméstica
Dan Brown Código da Vinci
Daniel Gascón Un hipster en la España vacía
Edición Manuel Martínez Forega. Varios autores Amantes: 88 poetas aragoneses
Fernando Aramburu Autorretrato sin mi
Fernando de Rojas La Celestina
Franciasco J. Uriz. (selec. y trad.) Hiperbóreas:antología de poetisas nórdicas
Franz-Olivier Giesbert La cocinera de Himmler
Gabriel García Márquez Doce cuentos peregrinos
Guillaume Museo Y después…
Heinrich Barrer Siete años en el Tibet
Ildefonso Falcones La mano de Fátima
Irene Vallejo Manifiesto por la lectura
Irene Vallejo El infinito en un junco: la invención de los libros en el mundo antiguo
Jane Austen Juicio y Sentimiento
Javier Moro El imperio eres tú
John Gray Los hombres son de Marte, las mujeres de Venus
Jorge Guillén Cántico
José Manuel Aparicio Bellum Cantábricum
Juan Farias Ronda de Suspiros
Julio Llamazares La lluvia amarilla
Ken Follett Un mundo sin fin
Ken Follett El invierno del mundo
Kenizé Mourad De parte de la princesa muerta
Lope de Vega El perro del hortelano
Luis Cernuda Ocnos
Manuel Maristany La enfermera de Brunete
Manuel Vilas América
Manuel Vilas Alegría
Manuel Vilas Roma
Manuel Vilas Poesía completa (1980-2015)
Marc Badal Vidas a la intemperie: nostalgias y prejuicios sobre el mundo campesino
Mariano Castro El ojo y la ceniza
Mary W Shelley Frankenstein
Miguel Anxo Fernán-Vello La raíz poseída
Miguel Mihura Maribel y la extraña familia
Nacho Coler Una tortuga, un aliebre y un mosquito: psicología para ir tirando
Olivia Goldsmith Chico malo busca chica
Paco Cerdá Los últimos: voces de la Laponia española
Paloma Sánchez Garnica La sonata del silencio
Paolo Giordano La soledad de los números primos
Ransom Rgos El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares
Robin S Dharma El santo, el surfista y el ejecutivo
Robin Sharma El monje que vendió su ferrari: una fábula espiritual
Sergio del Molino Lugares fuera de sitio
Sir Arthur Conan Doyle El perro de los Baskerville
Timoty O`Grady y Steve Pyke Sabía leer el cielo
Tonya Hurley Gostgirl: El regreso
Tonya Hurley Gostgirl
Tonya Hurley The Blesseo: Las bendecidas
Varios autores Estos días azules y este sol de la infancia: poemas para Antonio Machado
Verónica Roth Divergente
Victor Guiu Lo rural ha muerto, viva lo rural: otro puñetero libro sobre la despoblación
Willie Collins El hotel de los horrores
Willie Collins La confesión del pastor anglicano
Yuval Noah Harari Homo Deus: breve historia del mañana

Cómo funciona:

El funcionamiento es muy simple. El usuario se acerca a la librería situada en el bar, mira a ver si hay algún título que le interesa; si es así, lo toma, rellena una ficha simple y se lo lleva; un tiempo después lo devuelve. Si no le interesa ninguno de los que haya, pues consulta el catálogo para ver que hay en ese momento prestado y cuándo será devuelto.

En qué estamos comprometidos:

Nos responsabilizamos de la gestión del sistema de préstamos y su buen funcionamiento; también en corregir defectos y mejorar el proceso.

Qué hay que tener en cuenta por parte de los que prestan un libro y de los que lo toman prestado:

  • El buen funcionamiento del sistema se basa en el respeto. Respeto al lugar donde está ubicada la librería, respeto a los libros que contiene y respeto al proceso de préstamo.
  • El propietario de un libro que lo deposite en al Biblioteca Peregrina debe entender que otras personas lo van a usar y que eso supone un desgaste del libro.
  • Los usuarios que toman prestado el ejemplar deben entender que están usando un libro que alguien ha cedido para que otros lo disfruten, pero que tiene interés en conservar. Eso implica que deben comprometerse a devolverlo en el mismo estado en el que lo encontraron, con los menores signos de uso posibles.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies